• Para quitar el polvo con regularidad, utilice un paño seco. Para la limpieza o en caso de derrame, utilice un paño húmedo y jabón natural. Seque con un paño suave y limpio. No utilice productos abrasivos al limpiar. Para obtener más información, descargue las instrucciones de cuidado a continuación.